Lea si quiere

Publicidad y consumismo

In Publicidad on 14/01/2009 at 10:55 pm
http://www.movimentozero.org

Imagen tomada de : http://www.movimentozero.org

Poniendome un poco seria, existe un tema que me preocupa completamente; desde principios de siglo, con la creación del primer carro en serie y la instauración del “fordismo”[1] como una estrategia para acelerar la producción y crear mayores cantidades de material a un precio más bajo, la publicidad y el sistema económico capitalista (que nació en Estados Unidos) encontraron una estrecha relación: “La producción masiva de bienes de consumo exige una venta también masiva de esos productos; ésta venta sólo puede realizarse con la ayuda de la publicidad. Por otra parte, la publicidad aumenta la demanda de unos determinados productos por parte de los consumidores, al despertar en éstos la necesidad de comprarlos”.

Entonces surge la duda de ¿Hasta donde puede llegar la influencia de la publicidad en los hábitos de consumo de las personas? Obviamente es una pregunta bastante complicada que amerita hasta un trabajo de grado, yo creo que la publicidad influye muchísimo en estos hábitos de consumo y que en los últimos años es a lo que ha apuntado de forma agresiva. En primera instancia es conveniente hacer la diferencia entre una persona consumidora y una persona consumista, ya que son totalmente distintas. El consumismo es la acción desmedida por consumir y gastar todo tipo de productos, mientras que el consumo, se divide en varias etapas:

1. Consumo experimental: el consumo del producto o servicio se produce por novedad o curiosidad.

2. Consumo ocasional: el consumo es intermitente, basado en la disponibilidad del bien o servicio o en la satisfacción de necesidades no permanente.

3. Consumo habitual: el consumo ya forma parte de las actividades cotidianas del sujeto.[2] Lo que denota esta diferencia es una conciencia distinta de la compra de un producto. El consumidor es una persona que, concientemente y de forma crítica escoge un producto y lo usa de acuerdo a las necesidades que tiene, mientras que el consumista es una especie de “alienado” que compra por la influencia de algo que lo induce a comprar simplemente por comprar; esta segunda, es una posición bastante preocupante en las sociedades modernas, ya que va más allá del simple hecho de comprar por comprar; tiene implicaciones de orden sociológico y psíquico bastante complejas, es un comportamiento que se está incrementando y que esta facilitando que la carrera de la producción y el desarrollo tenga frutos, llamado también demanda, ese mercado potencial está ávido de productos y dormita para los publicistas como un diamante en bruto.

La publicidad entonces entra a un terreno más implícito, ya no es el promocionar un producto, es crear una necesidad para la cual hay que adentrarse en códigos éticos, usos y costumbres, modas y modelos de las personas. Castells en el libro de la sociedad de la información hablaba del deseo de las personas mediatizadas por ser alguien más, de poder usar los medios electrónicos no para mostrarse tal cuales son, sino cómo les gustaría llegar a ser. La publicidad utiliza en cierta medida ese deseo de las personas y se convierte en ese espejo mágico que les muestra el futuro “a través de X o Y producto” generando así una necesidad, un hábito creado para satisfacer un ideal, un espejismo. Esto último personalmente me parece triste, creo que el ser humano ha llegado a tal extremo de superficialidad, que es necesario vivir alimentando los deseos creando un mundo onírico que en muchos casos discierne de la verdadera realidad. De nuevo es adentrarse a un terreno que empieza inmiscuirse en lo psíquico, una especie de esquizofrenia infundida donde cada ser humano es una persona distinta a través de mensajes creados y de patrones de comportamiento establecidos siempre “a través de “.

La publicidad actual, es un conjunto de acciones comunicativas que tienen una completa transdisciplinariedad ya que no sólo se limitan a la emisión de un mensaje claro y contundente, sino que se ahondan en la psiquis del individuo y en su entorno social, su peor enemigo es el consumidor crítico y su misión es “moldearlo” para convertirlo en el “consumidor ideal” que pretenden las empresas que tienen el poder de hacerlo.[3]

Definitivamente y de forma contundente creo que el alcance de la publicidad toca a todas las personas, independientemente de su escolaridad o criterio para discernir ya que entran a monopolizar nuestras emociones; los sentidos y los deseos han sido infundidos desde la edad más temprana, estamos perneados por millones de recuerdos que la publicidad conjuga para generar deseso; el problema entonces radicará es en el mundo onírico que la publicidad empieza a crear en las personas pero que en realidad es una montaña de subjetividades y sensaciones personales que amenaza con desplomarse cuando se apaga el televisor pero que se renueva con la compra del producto X o Y bajo un manto de “libertad y autonomía”. “En la práctica, la esfera de la libertad y de la individualidad es limitadísima, casi una ilusión, […]pero es mayor la explotación de la que somos objeto y la negación que tenemos que hacer de nosotros mismos a causa de la más antigua, general e inconsciente modalidad de servidumbre que jamás hayamos padecido, frente a la cual palidecen todas las demás modalidades de esclavitud, sometimiento o dependencia política, económica, racial y sexual que hasta ahora hemos identificado”.[4]

Sería ideal que cada uno de nosotros como seres humanos pudiéramos en algún momento manifestar nuestra posición en la vida sin la influencia mediática y de la publicidad. “Renuncio a ser un soldado más de la especie humana, renuncio a todos los halagos con los que cual homéricas sirenas los instintos y la cultura endulzan mis sentidos y se burlan de mi inteligencia.”[5]

________________________________________________________________

[1] Referente a Henry Ford, creador del primer carro en serie: El modelo T.

[2] Blog Consumo y Consumismo http://www.consumoyconsumismo.blogspot.com/

[3] Wikipedia, enciclopedia Online, Búsqueda por “consumismo”.

[4] GAVIRIA, Córdoba, Gabriel. “Gracias a la Muerte”. Ideas Filosóficas, Suplemento Dominical, El Colombiano.

[5] GAVIRIA, Córdoba, Gabriel. “Gracias a la Muerte”. Ideas Filosóficas, Suplemento Dominical, El Colombiano.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: