Lea si quiere

Reduciendo

In conflicto, lenguaje, periodismo, sociedad on 21/02/2010 at 9:40 pm

Con el paso de los años, muchas de las cosas que antes no me importaban empiezan a convertirse en piedras en el zapato. Una de ellas es la forma en la que los y las periodistas hispano parlantes hacen uso de palabras inadecuadas para referirse a las personas todo el tiempo.

Veamos algunos titulares:

  • Menor es asesinado en Cerro”
  • “Adolescentes pierden su capacidad de leer y escribir por culpa de la Internet”
  • “Inteligencia y desarrollo moral del niño delincuente” .
  • 20 insurgentes dados de baja
  • 20 militares asesinados

Parece sonar normal, ¿no?

Pues no lo es. Remontándonos a la etimologia de algunos de esos términos podemos observar lo terrible que suenan (y los enumeraré para que nos demos cuenta de lo que sucede).Lastimosamente la RAE ha aceptado algunos de esos términos como comunes para nombrar a las personas involucradas, pero el enfoque reduccionista de éstos no cambia simplemente por la masiva aceptación (y aún mas cuando la RAE ha aceptado palabras que suenan y se escriben de manera horrible).

¿De qué adolecen los jóvenes?

Imagen tomada de: http://mariajosecostamoraes.files.wordpress.com

Adolecer

  • intr. Tener alguien o algo la cualidad negativa o el defecto que se expresa.

  • Todos sabemos que la juventud es una etapa difícil en la que todos nosotros  forjamos nuestro criterio, damos los primeros pasos para crear una identidad, aprendemos más facilmente pero no aprendemos a tener disciplina; entre otras locuritas que no hay que mencionar. Pero ¿hay que condenar a un joven a adolecer hasta que lleguen a la adultéz?, ¿Habrá necesidad de trazar una brecha entre los adultos y los “adolescentes” para de esa manera sentirnos con más criterio y autonomía que ellos?.

    Yo no sé si en mi “adolescencia” me hubiera gustado darme cuenta de que el término que los adultos usan para hablar acerca de mí significa que carezco de cosas o tengo algún defecto; los denominamos adolecentes como si no fueran nada, simplemente porque es un término comúnmente usado, como si se encontraran en un standby en la vida en la que debido a todos los cambios que se están experimentando, inmediatamente pasan a ser nada, solo una cosa que adolece, a la que le hace falta algo. Parece injusto que  además de estar trajiniando con las hormonas, con la baja autoestima y todas las revoluciones por minuto en la cabeza haya que aceptar a los medios y las personas  los traten como algo inferior.

    __________________

    Menor:

    dj. comp. de pequeño. Que tiene menos cantidad que otra cosa de la misma especie

    (Del lat. minor, -ōris).

    adj. comp. de pequeño. Que es inferior a otra cosa en cantidad, intensidad o calidad.

    adj. comp. Menos importante con relación a algo del mismo género.

    Nuevamente… ¿un niño es menos importante que quién? ¿es inferior a otros niños? ¿es menos importante en relación con los adultos?

    Ya bastante tienen los niños con la televisión absurda en la que los creen retrasados mentales y de las mamás , tias, abuelas etcétera que los tratan como muñecos sin criterio, los callan y les pegan en la boca cuando “meten la cucharada en conversaciones de “”””””adultos””””””  (las cuarenta mil comillas son una ironía, pues los adultos hablamos mas mierda que los niños, mas cosas poco interesantes, poniendo los egos por encima de las conversaciones a ver quién es el mas más, chicaneros, pendencieros, mezquinos mentirosos,  deshonestos, por ende no hablamos cosas mas importantes que ellos. Luego cuando el niño crece lo juzganmos por lo que habla y piensa, sin mirar quienes estuvieron en frente de él mientras tenía que quedarse callado para no ganarse un “golpe en la jeta”).

    Imagen tomada de: http://mathildasanthropologyblog.files.wordpress.com

    Ya bastante tienen los niños y los adolescentes para que aparte de ser nombrados de las dos anteriores maneras, también sean diferenciados por su clase social, pues cuando el “joven es estrato cuarenta mil, “ha sido asesinado el joven”;  pero cuando el jóven es un habitante de un barrio popular, “ha sido asesinado el menor”.

    ¿vamos captando?

    ___________________

    Por definición un delincuente es una persona que ha decidido voluntariamente dedicarse a una actividad ilícita, por ende un niño no es delincuente; un niño tiene problemas con la justicia, pues detrás de la fachada de “jóven delincuente” hay aún un niño que se dedica a otras cosas, como jugar, estar con su familia o ir al colegio. El problema está cuando el adulto delincuente introduce al niño en el mundo delictual y lo convoca a tener problemas con la ley o da el ejemplo de una conducta delincuente , la cual el niño legitimiza como su más cercano ejemplo.

    ___________________________

    Dar de baja a seres humanos.

    Asesinar a seres humanos.

    No hay diferencia entre asesinos. Están en el mismo saco, con medallas o con capucha.

    Imagen tomada de: amnesty.ca

    Ojalá algún día los señores responsables de la información en nuestros países, los padres de familia, y todo el resto de la humanidad ponga mayor atención a cómo desacreditamos, minimizamos, reducimos seres humanos. No basta con hacer diferencia de sexo, de religión, de preferencia política. Hace falta diferenciar entre lo bueno y lo malo, entre las cortinas de humo, entre los términos ridículamente legitimados.

    Hace falta rehacer nuestra conciencia, nuestro lenguaje, nuestra alma, nuestros ojos, nuestra lengua…

    Si usted considera correcto utilizar dichos terminos. Irrespeto es la palabra y con ella misma será juzgado.

    Punto.

    1. Es cierto que los periodistas y muchas personas en general tergiversan el sentido de las palabras, ridiculizan situaciones, las cargan de ideologías, etc.

      Todos tenemos responsabilidad en el momento de expresarnos, hace poco estuve pensando en el abuso del término “odio” y su introducción en una categoría ‘Light’; su uso es tan indiscriminado que quien acude a ella puede estar ‘odiando que lo despierten en las mañanas’, mientras otro ‘odia a los que no acogen una religión que tiene la verdad de la vida’.

      No estoy de acuerdo con que el término ‘adolescente’ sea peyorativo pues hace alusión al paso por una etapa que tiene -como las otras- sus dificultades, en este caso, relacionadas con el desarrollo psicológico y biológico (pubertad, identidad, socialización, etc). De hecho recuerdo mi clase de “Historia de la infancia y la adolescencia”, en la que veíamos cómo se iban formando las categorías de edad. Era sorprendente ver cómo hace muchos años los niños y adolescentes no existían en la estructura social y eran tratados como adultos en miniatura, incluso en la forma de vestir (puedes encontrarlo en la obra de Philippe Aries).

      Además, la adolescencia es un término de referencia en la investigación psicoanalítica, pues partiendo de ciertos ciclos vitales es posible identificar problemas y soluciones. Siendo así, no considero inconveniente el término, considero inconveniente restarle importancia al otro por su condición (sea de edad, económica, cultural, etc.). El término no indica que se tiene un defecto, es sencillamente una categoría de edad con sus particularidades (ubicado después de la niñez y antes de la juventud).

      Hay ciertos comportamientos que habría que detallar más, por ejemplo: cuando van una madre y su hijo por la calle y éste se le suelta de la mano, poniendo en riesgo su vida ante el tránsito de los carros, la primera reacción de la madre va a ser de furia, porque su hijo cometió un error; sin embargo, es una furia que podría corresponder al instinto de conservación que le hace expresar su ‘cariño’ de esa forma. Ahí entra la educación, porque es posible aprender que si el niño tuvo una mala actuación, es viable corregirlo de otra manera, advirtiéndole, de forma clara y sin ofuscarse, que pone en riesgo su vida.

      Finalmente, estoy de acuerdo con lo inconveniente que es reducir la muerte según el actor. Muera quien muera, sigue siendo una pérdida humana, condicionada por una ideología, por extremos políticos viciosos, por una decadencia social en la que unos pelean contra otros por el control financiero (drogas, negocios, favores, filiaciones, etc.)

      Un saludo.
      Que bueno que estés publicando.

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: